Vuelta al cole: Alimentación Saludable

Vuelta al cole: Alimentación Saludable

De la mano de nuestra Nutricionista Nuria, nos llega este artículo para Mamis del Parque que esperamos que os sea de gran ayuda.

Llega la vuelta al cole y con ella la vuelta a las rutinas.

Es común que durante el verano los peques de la casa hayan tenido más flexibilidad con los horarios y sus actividades diarias, incluyendo las comidas.

El pasar más tiempo fuera de casa, de viaje o con otros familiares casi
siempre va acompañado de cambios en sus rutinas de sueño, juego, baño y alimentación.

Y no solo en los horarios, sino en la variedad.

Un mayor consumo de dulces, helados, zumos y refrescos, un menor consumo de verduras y legumbres.

Son aspectos que suelen ser habituales en este periodo.

¿Alguien se siente identificado?

Pero con la llegada de septiembre toca volver a la rutina.

Y el comienzo de las clases en un momento estupendo para reorganizarse, retomar o comenzar con esos hábitos de alimentación saludable que van a permitir un adecuado desarrollo tanto físico como mental de nuestros niños.

verduras

Pero ¿qué podemos considerar como alimentación saludable?

Cuando hablamos de alimentación saludable, nos referimos a una alimentación satisfactoria, suficiente, completa, equilibrada, segura y adaptada a las características del niño y de su entorno.

Una alimentación con la que el niño disfrute y que le proporcione la cantidad y tipo de nutrientes que necesita para su desarrollo.

Esta alimentación debe favorecer el consumo de frutas y verduras de temporada, legumbres, frutos secos, cereales integrales, pescados, carnes
magras, lácteos no azucarados y aceite de oliva virgen, evitando el

consumo frecuente de ultraprocesados, dulces, galletas, bollería, lácteos y postres azucarados, embutidos, carnes procesadas, zumos o refrescos.

Hoy en día sabemos que no es tan importante el número de comidas que realiza el niño como la calidad nutricional de los alimentos que consume.

Sin embargo, el reparto habitual de comidas en nuestra cultura permite facilitar la organización y la ingesta de los nutrientes necesarios a lo largo del día de una forma más sencilla, partiendo de dos comidas

principales (almuerzo y cena) y tres comidas secundarias (desayuno, media mañana y merienda).

Independientemente de esto, es importante prestar atención y respetar las sensaciones de hambre y saciedad del niño.

verduras peques

Si nuestro peque comienza con la etapa preescolar

Debemos saber que nos encontramos ante un periodo muy especial para la adquisición de estos buenos hábitos de alimentación, ya que

se ha visto que los niños que aprenden a comer de forma saludable a estas edades mantienen mejores hábitos de alimentación en el futuro.

Es conveniente que el niño aprenda a relacionar qué alimentos son buenos para su salud de una forma dinámica y progresiva, sin pautas
rígidas, sin forzar u obligar.

A estas edades es difícil que entiendan el concepto de “alimentación saludable”, por lo que la mejor manera de que adquieran estos hábitos es
mediante el ejemplo.

De nada nos servirá obligar a un niño a comer fruta a media mañana
explicándoles que es saludable, si luego no nos ven a nosotros comer fruta.

Y es que no hay nadie mejor para dar ejemplo a un niño que la familia, aquellas personas que más confianza le pueden transmitir.

Además, siempre es una buena opción involucrar al niño desde temprana edad en aquellas tareas que guardan relación con los

alimentos: la compra, la elaboración de recetas, ayuda en
la cocina, ayuda para organizar los menús y dar ideas, etc.

Si nos encontramos ya en la etapa escolar, con niños más mayores, sí pueden tener más capacidad para entender las consecuencias de una mala alimentación.

Sin embargo, el ejemplo seguirá siendo nuestra herramienta fundamental para la adquisición o modificación de hábitos.

Llegó el momento de organizar los menús, ¿por dónde empezamos?

Con la vuelta al trabajo, al colegio, a las actividades, los horarios, las prisas… puede parecer que planificar un menú saludable para nuestra familia sea misión imposible.

Sin embargo, hoy contamos con herramientas que nos pueden facilitar mucho el entender las bases de estos menús y el momento de pensar en qué cocinar para que no falten nutrientes a nuestros platos.

Una de estas herramientas es el plato de la alimentación saludable o el plato de Harvard.

Tabla harvard

Y es que con el plato de la alimentación saludable podemos aprender a distinguir los diferentes grupos de alimentos y en qué proporción deberían encontrarse en las comidas principales, almuerzo y cena.

Alimentos

-Verduras y hortalizas: las verduras y hortalizas aportan vitaminas, minerales y fibra, y deben componer, al menos, la mitad del menú.

Dentro de este grupo encontramos una gran variedad, siendo aconsejable consumir aquellas que se encuentran de temporada, ya que serán más nutritivas.

Berenjena, calabacín, remolacha, judías verdes, calabaza, pepino, pimiento.

Son algunas de las opciones que podemos
encontrar de temporada al inicio del curso y que podemos incluir en multitud de recetas.

La patata o el maíz no cuentan como hortaliza.

Carnes, pescados, huevos y legumbres: este grupo de alimentos incluye los alimentos ricos en proteína.

Deben ocupar, en proporción, un cuarto del menú.

Carnes magras como el pollo, el pavo o el conejo, pescados blancos y azules y legumbres deben ser la fuente principal, evitando las carnes rojas, embutidos o procesados como las salchichas o el surimi.

Los lácteos y los frutos secos también aportan proteína, por lo
que pueden complementar este grupo.

Cereales y tubérculos: este grupo de alimentos aportan hidratos de carbono y debe componer, al igual que las proteínas, un cuarto del plato,

incluyendo pastas, arroces, pan, maíz, sémolas, harinas, quinoa, patata o batata, entre otros, siendo preferible el uso de las versiones integrales.

La legumbres también aportan hidratos de carbono, además de proteínas, por lo que también pueden entrar en este grupo.

comida saludable

¿Y si come en el comedor?

Son muchas las familias que tienen que recurrir al servicio de comedor escolar y, aunque cada vez se trabaja más para que los menús sean saludables y adecuados, no siempre nos encontramos con todo lo que nos gustaría.

Pero, independientemente de ello, debemos tener
en cuenta que las comidas del comedor solo representan el 9% del total de las comidas que realizan los niños a lo largo del año, teniendo en

cuenta las cinco comidas diarias, por lo que gran parte de la educación nutricional del niño se transmite desde casa.

verduras y frutas

Basar las cenas en el plato saludable y realizar desayunos, medias mañana y meriendas adecuados, donde incluyamos alimentos como

cereales integrales, frutas, frutos secos o lácteos y derivados no azucarados, será un gran paso para que el niño tenga un buen aporte de

nutrientes y comience a adquirir y a sentar las bases de una alimentación saludable.

Y vuestros menús, ¿encajan con el plato saludable? ¿Qué dificultades encontráis vosotros a
la hora de organizar las comidas? Os leo.

logo nutricionista

instagramfacebook

mamis del parque

Consumo de leche y derivados en niños

CONSUMO DE LECHE Y DERIVADOS EN NIÑOS

Share on: WhatsAppPlease follow and like us:

Please follow and like us:
comida saludable peques

Vuelta al cole: Alimentación Saludable

Share on: WhatsAppPlease follow and like us:

Please follow and like us:
bebe cocinar

Mejores alimentos: Alimentación complementaria

Share on: WhatsAppPlease follow and like us:

Please follow and like us:
Please follow and like us: