Familias que vuelven al trabajo

Familias que vuelven al trabajo, consejos para la nueva normalidad de nuestros hijos

Por experiencia propia y viviendo está nueva normalidad. Nos estamos encontrado con varios obstáculos por el camino y como siempre  hemos recurrido a nuestra psicóloga Raquel Andrés que con tato cariño nos ayuda siempre.

Así que nos va a dar varios consejos para la nueva normalidad de nuestros hijos.

Queridas familias

Hemos estado en casa juntos en familia más de cuarenta días compartiendo momentos, actividades, juegos, tareas y sobretodo tiempo, un tiempo que a pesar de lo inusual que hemos vivido, habrá sido un regalo para nuestros niños y algo que seguro no van a olvidar nunca.

Hemos ido retomando poco a poco nuestra vida anterior a la pandemia dentro de la normalidad posible, ahora toca volver a nuestro puesto de trabajo y muchas familias habrán podido seguir en la modalidad de teletrabajo, pero otras habrán tenido que volver de manera física a su puesto de trabajo.

Familias que vuelven al trabajo

PARA LOS ADULTOS…..

  • porque hay que reorganizar de nuevo los horarios y reubicar a los hijos.
  • porque surgen temores y preocupaciones mientras estamos fuera de casa: qué estarán haciendo, si estarán bien mientras estamos fuera, si se están adaptando bien, si están siguiendo bien las clases, si están siguiendo las medidas de higiene y seguridad en la calle, etc.
  • aumenta el deseo y la tensión por querer tenerlo todo bajo control.
  • cansancio, irritabilidad, agotamiento como consecuencia de la incertidumbre.

PARA LOS PEQUEÑOS……

¿Y qué pasa ahora con nuestros niños?

Les toca de nuevo tener que adaptarse a estar en casa sin papá o sin mamá acompañándoles en sus rutinas diarias, notando quizá ese cambio.

Teniendo en cuenta el complicado tema de la conciliación con guarderías y colegios cerrados, muchos niños habrán tenido que volver irremediablemente a estar al cuidado de los abuelos a pesar de ser población de riesgo, o al cuidado de algún familiar próximo o de algún cuidador infantil.

Para ellos supone que su día a día vuelve a cambiar y que tienen que volver a adaptarse a estar con otra persona que no sea su figura de protección y seguridad.

Esta situación se vuelve estresante para todos.

Familias que vuelven al trabajo

¿Qué cambios podemos observar en ellos?

  • A nivel emocional: pueden surgir emociones negativas como el miedo, la rabia, la tristeza… surge el miedo a perder a sus papás o a que les pase algo. Pueden surgir preocupaciones y obsesiones que antes no tenían.
  • A nivel conductual: pueden estar más nerviosos o irritables de lo habitual, más retraídos o apáticos, mostrar oposición o evitar hacer tareas, hacer un mayor uso de nuevas tecnologías, pueden mostrarse más dependientes requiriendo nuestra atención más de lo habitual.
  • A nivel físico: problemas para dormir, falta de apetito, quejas físicas, etc.

Tranquilos, es lo más normal en estos casos, es su manera de expresar este tránsito hacia la nueva normalidad, en los más pequeños es el temor a separarse de sus figuras de apego y a salir de un ambiente en el que estaban seguros y protegidos.

Por eso desde aquí os vamos a dejar unas recomendaciones para reducir el impacto de estos cambios:

  • Planificación y organización: readaptar el ambiente, reajustar horarios, fijar pequeños objetivos, pensar en acciones que nos ayuden a equilibrar y a repartir las tareas a realizar durante el día según la capacidad de cada uno. Planificarnos y ser flexibles con los tiempos y con los niños. Tener un horario de manera visible y previsible para todos para que sepan en todo momento qué van a hacer y con quién van a estar, esto va a reducir mucha confusión y les va a dar seguridad.
  • Comunicación como pilar fundamental del buen funcionamiento familiar: es una manera de prevenir posibles cambios en la conducta y en las emociones y una excelente manera de anticiparles los cambios. Ofrecerles una explicación realista y adaptada de qué es lo que va a ocurrir y con quién van a estar a partir de ahora, informar y aclarar dudas, pero también dosificar la información a medida que vamos avanzando. Ser claros, sencillos y sinceros con ellos, sin engañar ni caer en contradicciones, tanto papá como mamá deben mostrar unión y dar los mismos mensajes. Prepararles para avanzarles que papá o mamá ya no van a estar tanto tiempo en casa y que para eso harán cambios y estarán al cuidado de otras personas.

Y más…

  • Informar de las personas que les van a cuidar a partir de ahora: hablar con los niños de esas personas y preguntarles qué piensan sobre esas personas, darles toda la información que necesiten y explicar el objetivo, por qué y para qué van a estar con ellos. Tener unas normas claras a seguir mientras están con ellos, estar atentos a cambios de comportamiento en los niños, darles tiempo.
  • Comprensión y empatía: asegurarnos de que entienden la situación en la medida de lo posible y muy importante saber qué sienten y qué piensan, para ellos sentirse tenidos en cuenta y comprendidos en sus emociones es lo más importante en este momento.
  • Crear momentos de disfrute en familia: poder tener momentos en familia a la vuelta del trabajo,nuestros hijos han estado todo el día sin vernos y tendrán muchas ganas de hablar y de enseñarnos y contarnos las cosas que han hecho. Podemos hablar sobre lo que hemos hecho durante el día sin caer en reproches por no haber completado todas las tareas o haber tenido alguna rabieta, vamos a decirles que mañana lo harán mejor seguro. Podemos elegir entre todos unos juegos o una actividad deportiva y liberar tensiones acumuladas.
  • Poner en valor el esfuerzo que están haciendo, hacerles saber que son capaces de adaptarse a los cambios y que confiamos en ellos.
 

Familias que vuelven al trabajo Familias que vuelven al trabajo

Familias que vuelven al trabajo

Please follow and like us: