¿ES NORMAL QUE MI HIJO CAMINE DE PUNTILLAS?